Aumento de incendios en el verano de 2016 a causa de las labores agrícolas


Unas declaraciones efectuadas recientemente en Barbastro por el consejero de Desarrollo Rural y sostenibilidad, Joaquín Olona, en las que relacionaba algunos incendios forestales de este verano en Aragón con la realización de labores agrícolas han levantado ampollas en algunos ámbitos agrarios.


Desde Naturaleza Aragonesa hemos seguido con interés e inquietud los incendios de este verano y no creemos que con esas declaraciones se este criminalizando a nadie.

No se pueden poner en duda datos obtenidos de incendios constatados y reales, con causas estudiadas y corroboradas. Una de las principales motivaciones para conocer el origen de todos los incendios es obtener estadísticas fiables. Esas estadísticas no servirían de nada si no se trabajara posteriormente con ellas. ¿Cómo? Primero conociendo las causas de los incendios. Si se constata que una actividad concreta provoca un número preocupante/importante de incendios, la administración competente debe intentar minimizar o anular totalmente esa causa. ¿Cómo? 

En el caso que nos ocupa, si los datos muestran que los incendios causados por maquinaria agrícola han aumentado espectacularmente, habrá que indagar el motivo, para subsanarlo. ¿Problemas o defectos en su fabricación? ¿Falta de mantenimiento? ¿Errores en su uso?, etc, etc. etc. Las causa pueden ser muy diversas

El Consejero, máximo responsable de Medio Ambiente en Aragón, tiene la obligación de buscar e implementar medidas que eviten que se sigan produciendo incendios por esta causa, y ha anunciado que quiere reunirse con diferentes asociaciones vinculadas con la agricultura y la maquinaria agrícola para buscar soluciones. Realmente, cuando habría que criticarlo es si no hiciese nada al respecto, pero cuando busca el compromiso y la colaboración de diferentes sectores....


El agricultor, es cierto, por norma general es el primero que colabora en la extinción de incendios, con maquinaria, con sus conocimientos del monte y sus caminos, con apoyo logístico a los medios de extinción, etc. Hay numerosos ejemplos de agricultores que han fallecido intentando apagar el fuego que accidentalmente han provocado, también aquellos que lo han hecho por insuficiencias cardíacas en momentos de tanta tensión y sufrimiento, agricultores llorando al ver como en unos minutos se perdía todo aquello que habían conocido desde niños. Eso no quita para que reconozcamos que, sin ningún tipo de intencionalidad, sean los que causan, mediante su maquinaria, un buen numero de incendios. ¿Por qué son los agricultores los que provocan un número importante de incendios? Pues principalmente porque son los que utilizan ese tipo de maquinaria. Son los que están en el monte. Son los que realizan actividades de riesgo en época de peligro de incendios. Trabajan en unos períodos horarios de máximo riesgo. Si queremos reducir este tipo de riesgos, bien deberán ser los agricultores quienes acometan las medidas. Camareros, carniceros o las cajeras del supermercado, mientras realizan su trabajo, tienen poca responsabilidad en las causas que provocan los incendios, y las estadísticas así lo muestran.

No se trata de criminalizar a nadie, hay que tomar medidas, y quien tiene que empezar a hacerlo es quien, por accidente o cualquier otro motivo, provoca los incendios. El apoyo del Consejero, de su Departamento, y de un buen numero de funcionarios y trabajadores del operativo de prevención y extinción, entre otros, lo tienen asegurado. El de otros colectivos vinculados con nuestro medio natural, también. No puede faltar el de los presidentes y representantes de asociaciones y sindicatos vinculados con la agricultura. Hacéis falta, y tenéis que estar ahí, en primera línea. Vamos a sumar.

Rescate de un buitre leonado en un barranco del Parque Natural de la Sierra y los Cañones de Guara


El animal se encontraba en un lugar de difícil acceso

Agentes para la Protección de la Naturaleza (APNs) del Gobierno de Aragón, integrados en el Grupo de Barrancos de este cuerpo, recogieron esta semana un buitre leonado en el barranco de Formiga, en el municipio de Casbas de Huesca.

Los APNs recibieron el aviso de mano de uno de los guías de barrancos que trabajan en Guara. Al parecer, el guía se encontraba descendiendo el barranco con un grupo de turistas cuando observó un buitre con serias dificultades para poder salir del mismo. El guía, ante la imposibilidad de recogerlo y trasladarlo dio aviso a los APNs, quienes organizaron el rescate para el día siguiente.


El lugar en el que se encontraba era de difícil acceso, necesitando de material específico de descenso de barrancos para llegar hasta donde estaba. Una vez localizado, fue inmovilizado y transportado a lo largo del barranco hasta un lugar en el que poder izarlo con cuerdas y sacarlo del mismo. El Buitre, un ejemplar inmaduro, se encontraba debilitado y con síntomas de desnutrición, por lo que fue trasladado al Centro de Recuperación de Fauna Silvestre de La Alfranca del Gobierno de Aragón.


El Grupo de Barrancos de los Agentes para la Protección de la Naturaleza del Gobierno de Aragón está formado por un equipo de APNs especializados en intervenciones en este tipo de lugares y además del rescate de fauna, realizan otro tipo de actuaciones como vigilancia de actividades ilegales, seguimiento y estudio de fauna y flora, información a usuarios sobre normativa y seguridad en el descenso de barrancos, etc.

Fuente: Gobierno de Aragón

Grave caso de envenenamiento de fauna amenazada en Torralba de Aragón


APNs del Gobierno de Aragón encontraron el cadáver de un alimoche

El carácter reincidente del hecho hace que el caso haya sido remitido a la Fiscalía Provincial

Agentes para la Protección de la Naturaleza -APNs - del Departamento de Desarrollo Rural y Sostenibilidad del Gobierno de Aragón hallaron el cadáver de un alimoche bajo su nido en el municipio oscense de Torralba de Aragón. El estudio forense preliminar practicado sobre el cadáver en el Centro de Recuperación de Fauna Silvestre de La Alfranca señaló como causa posible de la muerte el envenenamiento por ingestión de un cebo envenenado colocado deliberadamente, circunstancia que ha sido confirmada la pasada semana tras un análisis toxicológico específico practicado a las muestras recogidas durante el hallazgo.

El envenenamiento intencionado de ejemplares de la fauna silvestre está tipificado como un delito por el Código Penal. Por esta razón el Servicio Provincial de Desarrollo Rural y Sostenibilidad de Huesca ha remitido el caso a la Fiscalía Provincial, por considerar que los hechos se ajustan a esta tipificación. El caso presenta una especial gravedad por su carácter reincidente, ya que en 2009 y en 2010, en el mismo nido, se recogieron muertos e igualmente envenenados dos pollos de la misma especie, y una pareja de adultos, respectivamente.

Con independencia de la vía penal, la Ley de Caza de Aragón prohíbe el uso de veneno y tipifica la acción como infracción muy grave, además de contemplar como medida cautelar la posibilidad de suspender temporalmente la actividad de la caza en los terrenos afectados.

El alimoche (Neophron percnopterus) es una especie de pequeño buitre amenazada como consecuencia de la notable regresión de sus efectivos registrada en las últimas décadas, tanto en Aragón como a nivel nacional. Los Catálogos aragonés y nacional de especies amenazadas la incluyen en la categoría de Vulnerable.

Texto y fotografía: Gobierno de Aragón

Guía de montes de Huesca. 200 ascensiones


Mis amigos los libros. Los libros de mis amigos.

Guía de los montes de Huesca, 200 ascensiones, es el título de la última obra de mi buen amigo Eduardo Viñuales, en coautoría con Alberto Martínez Embid. Acabo de recibirlo y no puedo más que felicitar a los autores.

La obra recorre comarca a comarca toda la geografía oscense, dando a conocer los montes y elevaciones más significativas. Cuando hablamos de montaña en Huesca, siempre se va el pensamiento hacia el pirineo, nuestra gran cordillera, pero pocas veces bajamos la vista hacia otras elevaciones, poco conocidas, que encontramos en el resto de la provincia. No siempre las montañas más altas son las más espectaculares, y eso queda patente tras ojear esta guía, pudiendo encontrar en ella pequeñas cumbres, sasos y muelas que nos animarán a programar la visita de muchas de ellas. Como no podía ser menos, los picos más espectaculares y conocidos de los pirineos se encuentran también reflejados en sus páginas, (constituyen las tres cuartas partes de la publicación) siempre con la premisa de que posean un nivel de dificultad asequible.

Todas las cumbres descritas presentan una ruta detallada para su ascensión, con información complementaria sobre elementos naturales o antropológicos de interés, acompañadas de fotografías, planos y perfiles. Todas han sido diseñadas con un cuidado esmero en el que prima la seguridad y facilidad de acceso, que lo hacen asequible a todas aquellas familias que desean conocer nuestro territorio y a su vez iniciar a los más pequeños en la montaña y el conocimiento de nuestra naturaleza.


La obra ha sido prologada por Sebastián Álvaro, exdirector del programa “Al filo de lo imposible” y conocido aventurero y divulgador.

En el siguiente vídeo puedes ver imágenes de algunos de los montes y picos representados en la guía.



Puedes encontrar esta publicación en las principales librerías o pedirlo directamente a la editorial.

SUA EDIZIOAK
Epalza 8, 4º - 48007 BILBAO
Telf.: (+34) 94 4169430
Fax: (+34) 94 4166976

El Oso pardo en los Pirineos


¿Como es el Oso pardo?
Los osos que aún existen en la cordillera pirenaica, poco más de 30 ejemplares, provienen de Eslovenia o son descendientes de estos, cruzados con los pocos ejemplares autóctonos que todavía sobrevivían entonces.

El Oso pardo en un animal inconfundible, a pesar de que en alguna ocasión se ha notificado el avistamiento de ejemplares jóvenes, por personas poco expertas, y que ha resultado ser alguna de las abundantes Marmotas que viven en la cordillera. Los adultos pueden medir entre 1,5 y 2 metros de longitud, un metro de altura en la cruz y superar los 200 kilogramos en los machos. Las hembras son menores en tamaño y peso, oscilando entre 80 y 120 kilogramos. Se estima que pueden llegar a vivir en libertad entre 25 y 30 años. Su vista no es muy buena, aunque esta carencia queda suplida por su agudo oído y, el mas desarrollado de todos sus sentidos; el olfato.

¿Donde y como vive?
Con el fin de encontrar refugio, alimento, protección y tranquilidad, le gustan las zonas que ofrecen una buena cobertura vegetal, evitando o permaneciendo el menor tiempo posible en espacios abiertos. Aunque se trata de un animal omnívoro, se alimenta fundamentalmente de plantas, bayas, frutos e invertebrados, aunque es ávido consumidor, cuando tiene ocasión, de carroña, miel y, ocasionalmente, de animales domésticos, cuando estos se encuentran sin vigilancia en el monte.

En invierno buscan refugio en oseras, refugios en los que pasan el largo período de la hibernación, y donde tienen lugar los partos. Los partos tienen lugar en el mes de enero, naciendo de una a a tres crías de apenas 400 gramos, aunque irán cogiendo peso rápidamente, permaneciendo con su madre hasta los 16-18 meses de edad.

Distribución del Oso pardo en España.
Fuente: MAGRAMA

¿Cómo se encuentra su población en los Pirineos?
Se estima que la población de la cordillera pirenaica contaba con 200 ejemplares a comienzos del siglo XX. Existen testimonios y datos publicados que reflejan que era una especie frecuente a lo largo de toda la cordillera. En 2004 muere Canelle en Francia, última osa autóctona de la que se tenía constancia, muriendo después Papillón, un viejo macho de casi 30 años, y Camille, sin datos suyos desde 2010, con una edad de 25 años.

En 1996-1997 y, más reciente, en 2006, se introdujeron ejemplares de origen esloveno, de mayor tamaño que el pirenaico, y que han llegado a adaptarse, reproduciéndose. En toda la cordillera pirenaica se estima que viven unos 34 osos (año 2014). Los lugares en los que se constata una mayor presencia de osos son los valles de Roncal, en Navarra, los de Ansó, Hecho y Alta Ribagorza, en Huesca, y el Valle de Arán y el Pallars Sobirá, en Lérida.

¿Puede ser peligroso si nos encontramos con un oso en el campo?
No más que otras especies. El oso pardo, como el resto de animales presentes en nuestra geografía, tiene miedo del ser humano y evitará siempre toparse con nosotros. Cuanta gente habrá pasado cerca de alguno de los ejemplares de nuestros Pirineos y no se habrá percatado de su presencia... A pesar de ello, siempre cabe la posibilidad de que, días de viento en contra, con nuestro olor y ruido disipado, acabemos topándonos con un oso a corta distancia. En ese caso, conviene tener en cuenta algunas precauciones, que pueden ser las mismas para otras especies como el Jabalí:

• Permitir siempre que pueda identificarnos, dejándonos ver y oír a distancia suficiente. Generalmente será suficiente para que huya despavorido.
• Movernos sin hacer aspavientos y sin brusquedad.
• Si su vía de escape es hacia donde nos encontramos, no cortarle el paso ni bloquear las posibles vías que pudiera utilizar. Con apartarnos de su camino ha de ser suficiente.
• Alejarnos despacio del lugar y del itinerario que el oso podría tomar.
• En el caso de encuentro con una osa y sus oseznos, no interponerse nunca entre la madre y sus crías, mucho menos aproximarse hacia los cachorros. Podría considerarlo como un peligro para los oseznos e intentar defenderlos.

No hace muchos meses, un Agente de Protección de la Naturaleza – APN, del Gobierno de Aragón, se topó con un ejemplar que estuvo observando y fotografiando a placer en uno de los valles oscenses, una experiencia única que pocos han tenido la suerte de disfrutar.
Ni en nuestra población osera pirenaica, ni en la existente en la cordillera cantábrica, se han dado casos de ataques a personas en las últimas décadas, pese a que nunca en la historia ha habido tanta gente en el campo como la hay ahora conviviendo en el mismo hábitat del oso.


¿Cómo puedo ver un oso en mis excursiones?
Dado que siempre nos va a evitar, va a ser muy difícil que podamos verlo, sin embargo, sus huellas, excrementos, arañazos o mordiscos en árboles y arbustos, estos últimos entre uno y dos metros de altura, pueden indicarnos su presencia. En terreno con barro o nieve, sus huellas son claramente identificables. Incluso en un excremento de vaca fue encontrada una huella perfectamente marcada. Su mano, con cinco dedos y con las uñas marcadas claramente, resultan inconfundibles. Los excrementos son más difíciles de identificar si no se tiene algo de experiencia, pero también son identificables por su considerable tamaño y la presencia de restos semi-digeridos de hierbas, bayas, frutos, pelos, etc.

Para conocer un poco más al Oso pardo en los Pirineos:


Arte y Naturaleza - Esther Charles Jordán

Acrílico sobre algodón natural - Chochín
Nueva entrada de la serie Arte y Naturaleza, donde traemos otra artista que se inspira en nuestra naturaleza para plasmar sus obras, esta vez con las aves aragonesas como protagonistas.


Esther Charles Jordán nace en Zaragoza en 1979, y comienza a relacionarse desde bien pequeña con el dibujo y la acuarela, de la mano de la acuarelista Coral Jordán. Su amor por la naturaleza la lleva a cursar estudios siempre relacionados con la conservación medioambiental, llegando a licenciarse en Ciencias Ambientales.

Según sus propias palabras, “Disfruto en el campo, observando, paseando... Alimento mi alma con el vuelo de las aves y el ciclo interminable de las estaciones”.

Acuarela sobre papel - Aguilucho cenizo macho

Una parte fundamental de su trabajo transcurre en el medio natural, actualmente en el somontano del Moncayo, donde capta todas las imágenes que la naturaleza le brinda, y donde toma apuntes para posteriormente trasladarlas al papel.

En 2010 comienza su proyecto personal más ambicioso bajo la marca de "mira al pajariko". Nace como una forma de dar rienda suelta a su creatividad aunando sus dos grandes pasiones, la pintura y las aves. El proyecto, se vertebra en sus inicios a través de la pintura acrílica sobre material textil, ilustrando bajo encargo flora y fauna principalmente ibérica. En la actualidad, mira al pajariko, ha evolucionado hasta convertirse en un maremágnum de aves –y otros seres vivos- ilustrado en diferentes soportes y utilizando diversas técnicas pictóricas.

Aguafuerte y aguatinta sobre plancha de Zinc - Grullas delante de la luna

En 2014 se traslada a vivir a Borja donde conoce al grabador Samuel Urtxaga, con el que trabaja en su taller como estampadora, y comienza a sumergirse en el fascinante mundo del grabado. En 2015 realiza su primera serie de aguafuertes y aguatintas basadas en el mundo ornítico.

Acuarela sobre papel reciclado - Mochuelo

Ha participado en varias exposiciones colectivas y muestras de arte naturalista en Aragón, Castilla la Mancha, Madrid y Extremadura. Así mismo, ha colaborado con varias asociaciones naturalistas, cediendo sus ilustraciones para la recaudación de fondos para la conservación de diversas especies. En la actualidad se halla inmersa en la ilustración de una pequeña guía de aves de la zona en la que reside." 

Si quieres conocer un poco más a Esther Charles Jordán, contacta con ella:
Textil - Zarapito trinador

Divulgando la Naturaleza Aragonesa


La Diputación Provincial de Huesca ha elaborado una serie de vídeos en los que muestra a todas aquellas personas que viven y conviven con el medio natural oscense.

Divulgando la Naturaleza Aragonesa - Chopo El Abuelo

Nuestro medio natural hay que vivirlo, disfrutarlo, sentirlo. Somos muchas las personas a las que, cuando estamos frente a un majestuoso árbol centenario, ocultos viendo lances de caza de un Águila real o cualquier otro capítulo de los muchos que nos ofrece la Naturaleza Aragonesa, nos asaltan multitud de sentimientos. Son sentimientos difíciles de expresar. La divulgación de los valores naturales aragoneses es fundamental para que presentes y futuras generaciones aprecien lo que hemos recibido y lo que debemos dejar.


Primera observación de Lavandera cetrina (Motacilla citreola) en Aragón

Ejemplar de Lavandera cetrina observado los días 30 de marzo a 1 de abril
en el Embalse de San Salvador (Binaced)

Por diferentes motivos, entre los que podrían estar el aumento de observadores de aves en nuestra región, una mayor dedicación y especialización de estos, mejores ópticas y equipos fotográficos y las nuevas redes sociales, que hacen que la información “vuele” de manera inmediata por diferentes foros, cada día nos levantamos con aves ocasionales o consideradas rarezas en Aragón. Águila imperial, Porrón acollarado, Halcón de Eleonora, Papamoscas papirojo... son algunas de las últimas rarezas observadas en nuestra región (Actualizacióncasi inmediata en el blog de AODA). Una de las últimas e interesantes ha sido un ejemplar macho adulto de Lavandera cetrina (Motacilla citreola), observada durante la última semana de marzo y la primera de abril de 2016 en el entrono del embalse de San Salvador, en el municipio oscense de Binaced. Muchos han sido los aficionados que han acudido a observar esta especie, por primera vez en Aragón, tras su avistamiento inicial el día 29 de marzo por Daniel Cazo.

Ejemplar de Lavandera cetrina observado los días 30 de marzo a 1 de abril
en el Embalse de San Salvador (Binaced)

Vamos a conocerla un poco más:

Descripción:
Especie parecida a la lavandera boyera aunque posee la cola más larga y el dorso grisáceo, aspectos que recuerdan también a la lavandera cascadeña. Los ejemplares adultos, sobre todo durante la época de reproducción, muestran mucho amarillo, tanto en la cabeza como en el pecho y el vientre.

Distribución:
Durante la época de reproducción se distribuye desde el norte de Siberia hasta las montañas de Irán, Afganistán y el Himalaya, y desde el este de Europa hasta China. En invierno se desplaza hasta el sur de Asia, fundamentalmente en India e Indochina.

Reproducción y hábitat:
Se reproduce en tundras, pantanos, bordes de lagos, herbazales y otras zonas húmedas. Durante el invierno visita marismas, arrozales, ríos y otros ambientes ligados al agua. Ubica su nido en el suelo, oculto entre la vegetación herbácea próxima al agua. La puesta consta habituales de tres a seis huevos.

Alimentación:
Se alimenta de todo tipo de pequeños invertebrados, especialmente acuáticos por ser los que aparecen en su hábitat prioritario.

Citas en España
La especie aparece regularmente en el oeste de Europa, con citas que han tendido a aumentar, figurando, según el Comité de rarezas de SEO/BirdLife, un total de 63 citas hasta el año 2013. La mayoría de observaciones se han dado en Cataluña, Baleares y Levante, siendo muy escasas en el interior de la península. Predominan las citas en otoño, siendo poco habituales las de primavera. La observación de Binaced corresponde el primer y único registro de esta especie en Aragón.



Más referencias de Lavandera cetrina y del ejemplar de Binaced: