Vamos a limpiar el monte


Todos los años pasa lo mismo, pero me da la impresión de cada año salen más iluminados, entendidos y expertos en gestión de montes y entornos naturales. Este año hemos comenzado con algunos grandes incendios un poco antes de lo habitual, con una ola de calor que ha adelantado varias semanas las extremas condiciones necesarias para que se den este tipo de incendios.

Lo que no cambia año tras año son los espontáneos de todo tipo, saliendo en multitud de foros y medios de comunicación pidiendo la limpieza del monte. Dicen que el monte está sucio.
!Limpieza del monte¡ Yo también quiero que se limpie el monte. Sin dudarlo. Anda que no está sucio, sobre todo en algunos lugares donde hay más afluencia de gente. Bolsas de plástico, vidrios, papeles.... Algunos sitios parecen verdaderos basureros.

Pero resulta que no. A todos estos “expertos en gestión de montes” parece que les da igual que haya basuras. Ninguno está pidiendo eso. Resulta que lo que quieren es que se elimine el matorral y el sotobosque de nuestros montes. Anda.....

Veo estupefacto en las redes sociales, incluso en hora de máxima audiencia en un informativo de televisión, un video grabado por alguien que podría ser un bombero de algún parque de Valencia quejándose de que el monte que se está quemando está muy sucio, lleno de zarzas y otros matorrales que no le dejan ni andar. Pero señor, ¿se da usted cuenta de que en ese monte lo único que hay es precisamente eso, matorral? Podríamos quitarlo todo en invierno, con gente del paro, como usted dice, y así en verano seguro que no se quema. Pero resulta que muchos de nuestros montes están poblados únicamente de matorral, otros son pastizales y muchos otros son bosques, pero siempre les acompaña un sotobosque con mayor o menor número de especies que le dan la riqueza y biodiversidad que tienen. Un bosque en el que solo tengamos árboles, limpiando esa “suciedad” de especies consortes, no es un bosque. Recalco que NO es un bosque. Eso es un cultivo, salvo que en lugar de maíz o frutales hay árboles.


La única limpieza aceptada debería ser la encaminada a acelerar el climax en aquellos bosques que se encuentran en sus primeras etapas de desarrollo, donde se eliminan ejemplares dominados y se tiende a dejar las especies y densidades que habría en un bosque maduro. Otra actuación encaminada a frenar el avance del fuego, permitiendo su extinción, es el clareo y desbroce que se realiza en las áreas cortafuegos, a ambos lados de cortafuegos, caminos, etc. donde si que se baja mucho la densidad de arbolado y se elimina el matorral para evitar los fuegos verticales y que un incendio pase a copas, que pueden llegar a ser los más peligrosos y virulentos. Esa es una de las actuaciones que el Gobierno de Aragón está llevando a cabo en muchos montes de nuestra región. Pero eso solo se hace para romper la continuidad en zonas extensas de bosque, creando sectores donde atajar un posible incendio. No se puede pretender que esa actuación se lleve a cabo en toda la superficie del monte. Conseguiríamos destruir el bosque.


Los árboles forman parte de ecosistemas muy complejos donde hay cientos de especies interrelacionadas y dependientes unas de otras, con especificidades de alimentación y refugio que hacen que sean unos ecosistemas tremendamente ricos. Con esas limpiezas que piden nuestros “expertos”, ¿qué es lo que se pretende? ¿Dejar un jardín con unas pocas especies? ¿Las que le interesan a alguno de esos “expertos”? ¿Cuales eliminamos? ¿Para qué? ¿Favoreceríamos la desaparición de especies vegetales sensibles y potenciaríamos otras más oportunistas? ¿Cuántas especies animales se verían perjudicadas? ¿Cuántas de ellas desparecerían? ¿Cambiaría el régimen hidrológico de algunas cuencas al desaparecer un freno para la escorrentía del agua de lluvia? ¿Qué nuevos procesos erosivos acontecerían y de qué gravedad? ¿Se infiltraría menos agua en las capas profundas de la tierra y cambiarían los caudales freáticos? Buffff. Cuantas preguntas que ninguno de esos expertos sabe contestar. Que fácil es opinar sin tener ni idea de lo que se habla. Señores “expertos”, y medios de comunicación, la próxima vez busquen a los expertos de verdad en gestión de montes; tenemos muchos y muy buenos; ingenieros de montes, ambiéntólogos, geólogos, botánicos, zoólogos, biólogos, Agentes forestales medioambientales/APN, etc., algunos conocedores de su especialidad, otros con mayor amplitud, pero expertos de verdad. Como dice el dicho; zapatero a tus zapatos.

44 comentarios:

  1. Por fin alguien pone los puntos sobre las ies. En este mundillo donde la cultura popular se nutre solo de mentiras y medias verdades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Veo cierta arrogancia en esto de "cultura popular". Difícilmente un hombre del pueblo llano clame contra los matorrales del sotobosque, eso es más bien cosa de intelectuales de escritorio.

      Eliminar
    2. Anónimo: si lees en las redes sociales quiénes hacen los comentarios, podrás ver que sí, es gente de cualquier profesión y nivel. Y yo cuando voy al taller no le digo a mi mecánico dónde tiene que meter la llave ni al cirujano en el hospital cómo tiene que operar. Pues eso, que opinión todos tenemos, pero no destilan poca arrogancia todas esas personas que mejor o peor formadas en lo suyo y en su vida, dicen que si les dejaran a ellos se acababan los incendios en dos días. Y te juro que lo he leído así. Otros no lo dicen así pero lo dicen con unos aires de sabiduría propios del modo "un español con un cubata en la mano lo sabe todo...Y punto". De incendios, de fútbol, de medicina y de lo que haga falta.

      Eliminar
  2. Hola!
    Pienso lo mismo que usted, lo único que se debe limpiar en el monte es lo inorgánico que deja el hombre.
    La Naturaleza es sabia, deberíamos aprender no cuestionar a nuestro gusto particular. Un placer leer su opinion, gracias.

    ResponderEliminar
  3. Muy buen articulo. Yo con mi pequeño grano de arena, alli donde voy con mis hijas, me llevo una bolsa de plastico y recogemos el bosque y las playas..

    ResponderEliminar
  4. Completamente de acuerdo

    ResponderEliminar
  5. Perfecta explicación. Solo añadiría el porque antes no habia incendios, y era porque habia muchas personas en el mundo rural, que necesitaban leña para cocinar y calentarse, y no habia incendios porque practicamente no habia nada que quemar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquellas personas "expertas", ¿eran ambientólogos, ingenieros de montes,botánicos,APN,biólogos...?. No, eran los catetos e ignorantes del mundo rural. Tú sabes la cantidad de vegetales, animales, ecosistemas..., que se extinguieron por su culpa.Menos mal que ahora tenemos expertos de verdad....

      Eliminar
    2. Nadie entonces quemaba los hierbajos espinosos, sino ramas de árboles.Por lo visto este tío jamás hizo fuego, solo giró la perilla de la cocina eléctrica.

      Eliminar
  6. Perfecta explicación. Añadiria la causa de que porque antes no habia incendios, y es como bien saben nuestros mayores, porque habia muchas gente viviendo en el mundo rural y necesitaban la leña para calentarse y cocinar. No habia incendios porque no habia que quemar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entonces tampoco había "pixapins" ni "caganers" que se apeasen de los automóviles para acampar y dejar fuegos encendidos o semiapagados.

      Eliminar
  7. Totalmente de acuerdo contigo, felicidades por el articulo.

    ResponderEliminar
  8. Pero, ¿qué es limpiar el monte?, ¿cortar todo el matorral?, ¿ dejarlo todo pelao?, no hace falta ser ingeniero forestal para saber que eso es perjudicial para el ecosistema. Que sean ellos(los ingenieros forestales, los APN, los biólogos...), los que tengan que tomar decisiones al respecto, totalmente de acuerdo, para eso han estudiado. El único pero,es que deberían escuchar alguna vez la opinión de los que viven en las zonas rurales. Para mí,los pocos bosques que nos quedan, existen gracias a la gestión de nuestras inexpertas e ignorantes generaciones anteriores.

    ResponderEliminar
  9. Muy bueno, yo añadiria a esos cortafuegos unos buenos accesos al monte con antiguos caminos que por lo menos en mi zona si que estan descuidados y casi cerrados y en caso de incendio son muy importantes para la extincion

    ResponderEliminar
  10. No me gustaron las declaraciones del bombero en cuestión, es cierto que hay basura... Es cierto que el monte (al menos gran parte de Valencia) está sucio, pero no sucio de matorrales como comentabais, está sucio por los miles de pinos caídos en la tormenta de enero. Ahora todos color ocre que además que son autentica pólvora, no dejan maniobrar en caso de incendio. Y por supuesto... no hace falta ser experto para ver este monte como nunca antes lo había visto (si pudiera os enviaba una fotografía) ... No hay solución única, pero lo peor es no hacer nada de nada más que hablar (escribir) y criticar a todos.

    ResponderEliminar
  11. No había incendios porque había ramaderia ahora prohibida,no había incendios póquer los lugareños limpiaban el monte (sus parcelas)ahora prohibido bajo denuncia gracias a mal llamado ecologismo todo protegido así nos va.Cuando no quede un arbol entonces ve tu co tus lecciones de jardinería y plantas árboles de plástico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni la ganadería ni los aprovechamientos forestales se han prohibido. Ése es otro falso argumento esgrimido por muchos expertos de barra. Son aprovechamientos regulados. Otra cosa es que económicamente sean más o menos interesantes y los particulares los soliciten más o menos. En ese sentido las administraciones,si tuvieran presupuesto e interés, podrían promover acciones no encaminadas al enriquecimiento pero si a la regeneración de ecosistemas, como biomasa, roturar cultivos abandonados, recuperación de vías e infraestructuras,etc.

      Eliminar
    2. En mi zona, hasta los años 70, el monte público se aprovechaba para el ganado. Una vez, por aquel entonces, vino un Ingeniero de montes de la capital y comentó que eso era una barbaridad porque el ganado no dejaba creer los pinos. El forestal que había en la zona, le contestó que siempre lo habían gestionado así, y que nunca habían tenido problemas por falta de pinos, es más, le explicó que por cada 20 pinos que podía comerse una oveja, con las patas enterraba 40 piñones.
      Al año siguiente se PROHIBIÓ soltar el ganado en ese monte público.
      Después de 40 años prohibido, y de mucho "estudiar" estos Ingenieros, Forestales... se acaban de dar cuenta de la labor que hace el ganado en el monte, por lo que acaban de quitar la PROHIBICIÓN. OLE TUS HUE.....Conclusión: igual que hay mucho experto de barra, también los hay muchos expertos con mucha teórica aprendida y muy poca práctica, que porque se han colocado de funcionarios, se creen el mismísimo Felix Rodriguez de la Fuente.

      Eliminar
  12. El mal son los pinos de repoblación y su selección en los naturales

    ResponderEliminar
  13. Muy buen artículo. Ahora cualquier licenciado en la universidad de la calle se permite dar lecciones sobre aquello que desconoce utilizando lugares comunes y mucha demagogia. Hay que pararlos porque suponen una peor plaga que las de Egipto. Desinforman y crean un estado de opinión infantil y simplista.

    ResponderEliminar
  14. Totalmente de acuerdo. Limpiar el monte de basura, si. Limpiar el monte de matorrales, no. Un bosque no es un monocultivo. El monte bajo no puede tratarse como una parcela ajardinada.

    ResponderEliminar
  15. Enhorabuena por el artículo.

    El otro día un conocido cantante de flamenco manifestó en su Facebook lo mismo que tantos otros "expertos". Le dije que yo también sé cantar, pero que nunca me atrevería a dar un concierto.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Impecable respuesta la tuya.

      Eliminar
  16. Muy bueno, es esencial leerlo. Hay que compartirlo por todas partes

    ResponderEliminar
  17. Te recomiendo que te des un paseo por los bosques,Después puedes seguir hablando de incendios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si lo dices por el autor del artículo, igual se ha dado más "paseos" por el monte (en general, no sólo por los bosques) de los que crees. Y además sabiendo y entendiendo lo que ve. De incendios y de otras cosas.

      Eliminar
    2. Estoy seguro de ello. Y que no se trata de que no haya matorrales, si no material inerte como ramas y arboles caidos que son verdaderas bombas incendiarias. Creo que es facil de entender, Hay una peligrosa densidad de arboles, donde deberia haber menos de la mitad. La naturaleza que no entiende de redes sociales ni de demagogia, aplica el remedio en forma de plagas, como chancro y avispa asiatica. Ponemos el grito en el cielo y clamamos contra el cambio climatico. Existió siempre una cultura forestal del aprovechamiento maderero, por lo menos en Redes ( Asturias), calefación, cierres, madreñas y otros usos, mantenian el bosque en equilibrio. Eso desapareció. La madera no vale nada y su explotación no interesa. Se acabaron los injertos y la recolección de sus frutos. Pues el resultado es el que conocemos. Incendios, cada vez mas virulentos y abandono del monte. Nada que ver con el matorral, que sin ser invasivo es aceptable.

      Eliminar
    3. Para que veas que las jaras casi le llegan a las copas de los alcornoques.

      Eliminar
  18. Estoy totalmente de acuerdo. Solo añadiría que en la gestión de los montes se debe incidir, sobre todo, en la eliminación de repoblaciones con eucaliptos y pinos a mansalva, sobre todo los primeros.

    ResponderEliminar
  19. No tienes razon. El monte solo se puede controlar reintroduciendo la ganaderia extensiva, poniendo en marcha hornos de cal y otras activistes antiguas. Como se ha hecho toda la vida, produciendo. El monte y el tipo de vida que conocimos y reivindico es ese, el que teniamos desde siempre y el que los ingenieros, politicos y otros garantes de "progreso de la destruccion" se cargaron. La densidad del bosque, las sendas, abrebaderos, etc són consecuencia de esa vida del hombre con la terra y los animales, todos a una. No necesitamos planes modernos que se descubra 20 años despues que son una maleza cómo la repoblación con halepensis. Vuelta a lo de verdad, a lo de siempre. Hombre-animal-natura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sería muy bonito, pero esas actividades existían porque eran necesarias y rentables para la población. Comprenderás que la sociedad no va a retomar ese modelo. Hay lo que hay, y se han de buscar alternativas reales y realistas, que haberlas haylas, si hubiera voluntad política y educación, entre otras cosas.

      Eliminar
    2. Demasiado ingeniero de despacho es lo que hay

      Eliminar
  20. Desde luego en lo básico cualquier persona sensata coincidirá con el sentido del artículo. Pero hay dos consideraciones adicionales que quiero hacer. Primero, que esos "expertos" aficionados que el autor ridiculiza no son precisamente los que producen los incendios y solo aportan sus buenas intenciones sin pretender que se apliquen en contra de los verdaderos expertos que, efectivamente, lo hay y muy buenos. Segunda consideración: ante la gravedad de la situación me parece que sería interesante un debate a fondo entre "verdaderos expertos" para ver si se ponen de acuerdo en medidas verdaderamente efectivas y realizables; y, sobre todo, que los responsables de aplicar esas medidas le hagan caso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No son los que provocan los incendios... Bueno, yo oigo cada día hablar como ellos a personas que me están dejando la basura en el área recreativa de turno y se van sin apagar las brasas de la quema agrícola. Todo puede ser. En todo caso, te aseguro que no son quienes apagan los incendios. Y tampoco los que están en el monte 40 horas a la semana o más TRABAJANDO. Es que el monte se ve distinto cuando se va de paseo.

      Eliminar
  21. El monte es un sistema complejo donde tanto los árboles como los matorrales del sotobosque son algunos de los tantos elementos que interactúan para mantenerlo en equilibrio. Si eliminamos uno o más de estos elementos o incorporamos otros del exterior se resiente todo el sistema produciéndose entonces una pérdida del equilibrio que puede llegar a tener consecuencias desde mínimas a catastróficas conforme el número de variables afectadas o incorporadas. Si "limpiamos" de matorrales el sotobosque, desaparecerán con ellos especies animales que influyen en la natural renovación de los árboles al tiempo que libramos de obstáculos el libre escurrimiento de las aguas de lluvia. Así una intervención directa sobre una variable implicará la intervención indirecta sobre otras como por ejemplo la disminución de los renovales de repoblación. Conocido es aquel ejemplo inglés de los tiempos de la Revolución Industrial cuando una especie de mariposa, que presentaba 2 variedades una blanca y otra grisácea, vio disminuir la población de la primera de las subespecies a causa indirecta del humo de las fábricas. ¿Qué pasó? algo muy simple, las mariposas blancas eran fácilmente detectables por sus predadores cuando se posaban en el tronco de los árboles, oscurecidos a causa del hollín mientras que las grisáceas - por el contrario - pasaban desapercibidas.
    Imaginemos un monte de frutales, un pomar por caso. ¿Que pasaría si eliminamos, por el método que fuese, a las abejas? Disminuiría la polinización entomológica y en consecuencia caería la producción de manzanas. Este es un ejemplo sencillo, mucho más complicado es afectar los matorrales, donde no tenemos una variable sino muchas, capaces ellas de influir, sobre insectos, mamíferos, aves, discurrimiento de las aguas y el viento, etc, etc. En fin, nunca sabremos si el vuelo de un moscardón en nuestras latitudes será capaz o no de provocar un tifón en Malasia. Tened buenas noches.

    ResponderEliminar
  22. El 80% de los incendios se producen en plantaciones de pino que no suelen tener sotobosque (están limpios, en la jerga). El 20% se produce en bosque natural (sucio, en la jerga), adaptado al fuego y que se regenera automáticamente en pocos años. Sin embargo, los nuevos expertos en gestión no piden la sustitución del primer tipo por el segundo tipo, que sería lo lógico tras ver los números, sino 'limpiar' el bosque natural. Yo no lo entiendo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. te has sacado las estadísticas de donde te ha venido en gana, eh?

      Eliminar
  23. Totalmente de acuerdo con él artículo.Recalcar un detalle ,esta gente cuñada siempre está a vueltas con que los parados limpien él monte,creo que somos bastantes bomberos forestales los que sufrimos la estacionalidade en nuestros trabajos y estamos preparados y acostumbrados a trabajar en el monte .Los que hemos estudiado ,los que llevamos años en esto ,los que somos profesionales del monte solo somos valorados la semana en la que arde al lado de la costa,
    él resto del año él monte es un trabajo para la inserción social y así nos va.

    ResponderEliminar
  24. La realidad actual es que el monte crece año tras año sin gestión alguna. El monte o se gestiona o lo gestiona el fuego, guste más o guste menos. La línea actual debe ser la de gestionar para crear discontinuidades (antaño eran los campos cultivados...) y crear masas menos vulnerables al paso del fuego, que antes o después pasará.
    El término cortafuegos funcionaba en incendios de otras décadas, hoy en día los incendios más intensos propagan a saltos, y ya han dejado de ser estructuras efectivas.
    Es un tema complejo, pero en el que han de empezar a darse pasos en buena dirección, para esos fuegos que ocurran, sean menos intensos y severos, en pro de las especias que allí habiten.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los "cortafuegos" entendidos como áreas desprovistas de vegetación (podemos llamarlos fajas y de otras maneras según su construcción) siguen siendo zonas necesarias ya que si bien puede que no impidan el avance de un incendio en casos muy virulentos, son zonas de seguridad en las que pueden trabajar los equipos de extinción, que al menos tengan una zona en la que no se quemen y se asfixien, incluso existiendo saltos de fuego. Sólo por eso ya se justifica su existencia, por supuesto, estando bien diseñados y mantenidos mejor.

      Eliminar
  25. España es muy grande y " diversa" entonces la problematica varia de unas comunidades a otras. Pero la mayoria de los incendios son provocados, a ver si alguna vez empezamos a culpar unicamente a quien le prende fuego al monte, porque bosques hay muy pocos.... y ya basta de tanta mala informacion en los medios de comunicacion que si la barbacoa a las 4 de la mañana o si empezo en 3 puntos y "supuestamente" es intencionado. Mas del 90 % son intencionados.

    ResponderEliminar
  26. Lo que falla es la gestión, no solo se debe desbrozar las áreas cortafuegos, tambien fajas auxiliares a pistas y caminos forestales, áreas recreativas y zonas con afluencia, así como la obligación de ejecutar los planes de protección de urbanizaciones y enclavados en zonas forestales,todos estos principales orígenes de incendios. Meterle mano aplicando tratamientos selvicolas adecuados a las repoblaciones forestales. El monte no es un jardín, pero la virulencia de los incendios es por que nunca ha estado tan mal gestionado y es uno de los principales incentivos al turismo del que vivimos, sol, playa, pero tambien las zonas forestales,parques naturales...etc

    ResponderEliminar
  27. Hoy en día los ecólogos han abandonado el paradigma de que la naturaleza está en equilibrio.

    El concepto de clímax es un modelo, una versión simplificada de la realidad. Por lo tanto, este modelo no es real, al no tener en cuenta factores importantísimos que dan lugar a la naturaleza tal y como la conocemos:
    • La evolución del clima, a veces mucho más rápida que la regeneración del suelo o la longevidad de determinados árboles.
    • Las perturbaciones: incendios, plagas y enfermedades, sequías...
    • La acción del hombre: todos los bosques ibéricos son el resultado de milenios de una interacción íntima entre hombre y naturaleza. Directa, o indirectamente (efecto borde).
    • Hetereogeneidad del medio: debido a factores topográficos, edáficos o litológicos, en enormes superficies de España las comunidades climatófilas son la excepción mientras que la regla son las comunidades permanentes edafófilas.
    • Especies no características: invisibles en la mayor parte de las descripciones fitosociológicas, pero fundamentales para comprender los ecosistemas ibéricos.
    • Econotos.

    Teniendo en cuenta este marco teórico, lo fundamental es plantear una gestión basada en objetivos concretos y en el mantenimiento y potenciación de los "servicios ecosistémicos": fijación de carbono, biodiversidad, función estética-paisajística, control de avenidas, protección del suelo...

    Para ello lo mejor es gestión activa de los bosques, reducción de densidades, pero siempre buscando la diversidad de plantas, con mantenimiento del sotobosque y de formaciones arbóreas mixtas (incluyendo los pinos, si la competencia interespecífica lo permite).

    En los supuestos bosques poco intervenidos, tal vez situados en ese lapso entre el Wurm y la generalización del neolítico, nadie "limpiaba" los bosques, pero también había pocas chispas (rayos), y por lo tanto menos incendios.

    Durante el sistema agrario tradicional, apenas había bosques, y los que había estaban profundamente intervenidos (leña, carbón, pastos, bellotas, castañas), sin continuidad ni horizontal ni vertical de la vegetación. Había muchas más chispas que hoy en día (quemas para abrir pastos, quemas de rastrojos), pero no había combustible.

    Hoy en día, desde el éxodo rural de los años 50 y 60, sigue habiendo muchas chispas, pero el combustible se ha multiplicado debido a la falta de aprovechamientos del bosque, que ha permitido su recuperación.

    Este es el diagnóstico, y la solución es gestionar con base científica persiguiendo unos objetivos claros pactados como sociedad. Hay que ser optimistas, debido a que, pese a todos los incendios forestales, los bosque ocupan más superficie en España año tras año.

    ResponderEliminar