Encuentro un animal protegido herido o muerto en el campo ¿Qué hago?

Culebrera europea muerta.

El título de esta entrada es un duda que habitualmente surge a algunas personas cuando encuentran un animal herido o muerto en sus excursiones, durante sus vacaciones o en cualquier visita a nuestro entorno natural. ¿Aviso a alguien para que lo recoja?, ¿Lo recojo yo y lo llevo... donde?, ¿Si aviso me dirán que si no tengo otra cosa mejor que hacer?, ¿A quién hay que avisar?, ¿Es realmente útil que avise y servirá para algo?. Afortunadamente, la gente que recorre el medio natural aragonés está cada vez más concienciada con la conservación de lo que ve y de lo que visita, por lo que vamos a intentar despejar estas dudas que en alguna ocasión me han llegado a transmitir.

¿Qué hacer ante un animal herido o muerto en el campo?
La respuesta es tajante, notificar lo más rápidamente posible el hallazgo a los APN del Gobierno de Aragón (Agentes para la Protección de la Naturaleza), bien a
través de los Servicios Provinciales, de las Oficinas Comarcales Agroambientales - OCAs o a través del 112, desde donde les darán el aviso o te pondrán en contacto directamente con ellos.


Si está herido...
Encontramos un animal herido, aunque aparentemente no tenga ninguna herida visible, y es posible que nos encontremos con esta situación en cualquier momento junto a una carretera, semiescondidos en cualquier campo o en las inmediaciones de un aerogenerador o línea eléctrica con la que han podido colisionar. Un animal herido despierta cierto sentimiento de protección, puede llegar a parecer un inofensivo animalito con problemas y que vamos a curar, llevándonoslo a casa o acercándolo hasta un lugar donde podamos entregarlos a los APNs del Gobierno de Aragón. Hay que ser muy precavidos y pensar que no se trata de un animal doméstico, por lo que su instinto va a ser el de escapar de su captor, atacándole si es preciso. Por ello, la primera recomendación es no intentar cogerlo, a no ser que si lo dejamos sea peor que si lo capturamos, y pongo algunos ejemplos que han sido o pueden ser reales:

  • Un Águila culebrera que ha caído en un depósito de agua y está exhausta a punto de morir ahogada. Si la recojo evito una muerte segura, ya que es posible que no aguante mucho tiempo.
  • Un Alimoche común que he encontrado mientras hacía escalada o barranquismo en una zona de muy difícil acceso. Si puedo cogerlo lo llevaré hasta donde pueda ser recogido por los APNs.
  • Un Águila real con un ala herida que le imposibilita el vuelo pero que perfectamente puede ir desplazándose mediante saltos o andando. Si la dejamos y damos aviso, es probable que cuando los APNs lleguen a capturarla ya no se encuentre en el lugar indicado, siendo difícil localizarla de nuevo, por lo que probablemente llegue a morir.
Un ave aparentemente inofensiva como una Cigüeña
blanca puede llegar a causar graves heridas si se manipula
sin las debidas precauciones.

De todas formas, hay que insistir en la seguridad y quiero recalcar que los APNs reciben cursos específicos para el manejo de fauna, precisamente por la dificultad y el riesgo que conlleva el manejo de especies aparentemente inofensivas, por lo que ante la duda, lo mejor es dar el aviso y en todo caso esperar a los agentes para indicarles la ubicación del animal.

Si lo cojo y no está herido... ¿Lo llevo a algún lugar adecuado y lo libero?
Es una pregunta que algunos se hacen y una solución que otros adoptan. La respuesta es clara, un animal salvaje que se deja capturar por el ser humano no esta bien, alguna enfermedad o herida tiene. ¿Habéis intentado capturar un animal salvaje con plenas facultades alguna vez? ¿A que es imposible? No lo dudéis, si lo cogéis o veis que su comportamiento no es el normal, dar aviso cuanto antes.

Los Buitres leonados, sobre todo los juveniles, aparecen
en ocasiones sin heridas aparentes, llegando a ser capturados,
a causa de cansancio o inanición.

Si lo encuentro muerto, ¿también tengo que avisar?
Aunque para algunos puede parecer absurdo avisar para que un animal que quizás lleve muchos días muerto se recoja y se envíe a un centro de recuperación, este hecho puede conseguir salvar la vida a muchos animales. Una de las metas que busca el recoger los animales heridos es poder devolverlos al medio natural de nuevo en perfecto estado, pero, tanto con estos animales heridos como con cualquiera que se encuentre muerto hay un segundo e importante objetivo: evitar nuevas muertes. Cuando los APNs recogen cualquier animal herido o muerto levantan un acta en el que se recoge un buen número de datos que sirven, junto al informe o la necropsia del centro de recuperación, para identificar la causa que ha provocado las heridas o la muerte del animal. Una vez identificada la causa de la muerte o de las heridas del animal, puede corregirse esa causa y evitar así que mueran un gran número de animales. Ponemos algunos ejemplos:

El veneno ha repuntado en los últimos años en toda España, provocando la muerte
de un gran número de ejemplares de algunas de las especies más amenazadas.
  • Un animal muerto en el que se detecta que la causa ha sido envenenamiento, pueden ser incluso varios o de diferentes temporadas. Identificada la causa y el lugar de recogida puede revisarse la zona con la unidad canina antivenenos de los APNs, hacer un seguimiento de posibles sospechosos y acabar con ellos en los tribunales.
  • Un ave rapaz electrocutada bajo un tendido eléctrico. Identificada nuevamente la causa y el lugar de la muerte, con el acta e informe de los APNs se insta a la compañía eléctrica a que modifiquen el tendido o los apoyos peligrosos. De este modo, con el compromiso total del Gobierno de Aragón y de las compañías eléctricas se ha conseguido modificar en los últimos años cientos de kilómetros y de apoyos peligrosos, evitando la muerte de cientos de aves.
  • Un animal protegido es recogido y el informe del centro de recuperación identifica como causa e la muerte o de las heridas un disparo (desgraciadamente todavía es habitual la muerte de animales protegidos por disparo). Nuevamente se conoce causa y lugar, pudiendo montar un dispositivo de vigilancia especial en el coto o cotos en el que ha sido encontrado con el fin de poner a disposición judicial al causante.
Pese a que el furtivismo se da en un porcentaje muy pequeño de los cazadores,
sus consecuencias son desastrosas para un buen número de especies.

Entonces, ¿qué hago si está muerto?
Si el animal está muerto es fundamental no tocarlo bajo ningún concepto y dar aviso rápidamente a los APNs. ¿Por qué no tocarlo? Los APNs son Agentes de la autoridad y Policía Judicial, siendo fundamental que sean ellos los que recojan, etiqueten y precinten el animal, siempre bajo un estricto protocolo y una cadena de custodia que evite que el juez pueda desestimar las pruebas por no hacerlo correctamente. No será la primera vez que supuestos furtivos o envenenadores quedan absueltos porque una persona, con buena intención pero mala fortuna, ha recogido un cadáver de una zona que después ha sido cuestionada en el juicio.

Espero haber dejado el tema aclarado y sin dudas, si no es así, comenta o pregunta todo aquello que creas oportuno.

9 comentarios:

  1. Magnífica entrada. Muy clarificadora.

    ResponderEliminar
  2. buena entrada es importante perpetuar nuestra fauna

    ResponderEliminar
  3. Difundamoslo! Que llegue al máximo de gente esta información...

    ResponderEliminar
  4. Buena entrada, información muy importante que debería tener presente la población, y sobretodo la del medio rural ya que es mas frecuente que ocurran casos así.

    Buen trabajo!!!

    ResponderEliminar
  5. Y si, en dado caso el animal muerto fue alterado, por ejemplo llevado a un congelador, ¿es necesario avisar? o ¿se puede donar como material científico a alguna universidad?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Alejandra. En caso de que se hubiese alterado resulta igualmente importante hacerlo llegar a los APNs, ya que, aunque esté invalidado como prueba ante un juzgado al no haber sido recogido con las necesarias garantías, puede aportar información interesante. Un ejemplo sería el hallazgo de veneno en su organismo. Se rastrearía la zona y probablemente se encontrarían nuevos cadáveres. Y, fuese o no así, podría montarse un operativo de cara a localizar a los causantes del envenenamiento que, seguramente repetirían su "hazaña".
      Un saludo

      Eliminar
  6. Hola, ¿el tener partes o pieza entera de animal muerto, catalogado legalmente, puede acarrear incluso una sanción administrativa?
    Pues si, y además de interferir en estadísticas sobre afecciones a la fauna protegida, interferimos sin darnos cuenta en el trabajo de prevención, el más importante, que realizan a diario los agentes.
    Una gran labor, gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola,
      Muchas gracias por tu aportación. En efecto, está prohibida la tenencia de cualquier parte o resto de cualquier especie incluida en algunos de los catálogos de especies amenazadas, a nivel nacional o en los diferentes catálogos autonómicos.
      Un saludo.

      Eliminar