La Culebra de escalera (Rhinechis scalaris) en Aragón - Ladder snake -


Descripción.
Culebra de tamaño grande, llegando a superar el metro y medio de longitud. Posee una cabeza ancha, con un hocico prominente respecto a la mandíbula inferior y unos ojos pequeños de pupila redonda con el iris de color oscuro. Las escamas dorsales son lisas y muy brillantes, con una coloración que varía del amarillento al marrón claro y con dos características líneas oscuras que discurren a lo largo de toda su longitud. Suelen presentar una raya oscura desde la parte posterior de los ojos a la comisura de la boca. La parte ventral tiene una coloración blanca o amarillenta clara, aunque en ocasiones puede
ser gris claro.


Reproducción.
El apareamiento tiene lugar en los meses de abril a julio, al cabo de un mes la hembra pondrá entre 4 y 24 huevos ocultos entre la hojarasca, troncos, piedras, etc. Entre uno y tres meses más tarde nacen los jóvenes, con apenas 25 a 30 centímetros y una característica coloración dorsal; un tono amarillo vivo brillante y dos líneas longitudinales muy oscuras, unidas por otras transversales a modo de peldaños de escalera, de donde proviene su nombre. A los lados de la cabeza poseen dos manchas oscuras. Entre la coloración y el diseño de los jóvenes y el de los adultos hay una evolución intermedia en la que se van perdiendo los “peldaños” de la escalera para acabar únicamente con las dos bandas longitudinales oscuras típicas de los adultos.

Distribución en Aragón







Distribución y hábitat.
La Culebra de escalera resulta casi un endemismo ibérico, distribuyéndose únicamente por la península y una pequeña zona del sureste de Francia y noroeste de Italia. Los estudios de distribución de esta especie en Aragón muestran que se encuentra por casi toda la región, salvo manchas puntuales que probablemente no han sido bien prospectadas. Sin llegar a ser abundante, es uno de los ofidios más frecuentes en los terrenos secos y soleados de gran parte de Aragón. Típica de lugares secos y expuestos, muestra predilección por las zonas despejadas, con matorral o arbolado disperso y los bosquetes que alternan con cultivos. Es más frecuente en las zonas que presentan diferentes biotopos, donde sus presas son más abundantes, por contra, resulta rara en las grandes parcelas agrícolas en las que las márgenes y linderos han sido eliminados.

Costumbres y observaciones.
Permanece aletargada durante los meses invernales, a veces en grupos numerosos, ocultándose en madrigueras de otros animales, bajo troncos, piedras, en oquedades, márgenes de piedra entre cultivos, ruinas de construcciones, etc. Puede llegar a vivir 19 años. Aunque es muy agresiva y muerde a todo aquel que intente capturarla, carece de glándulas venenosas, resultando inofensiva para el ser humano.


Alimentación.
Es una especie muy ágil y buena trepadora, observándola frecuentemente sobre árboles para solearse o capturar algún pequeño pájaro. Se alimenta de todo tipo de animales de pequeño tamaño, tal como topillos, musarañas, ratones, lagartijas, pequeñas aves, etc.

Culebra de escalera calcinada en una quema agrícola del sur de Huesca.

Amenazas y problemas de conservación.
Como en otras especies de reptiles, sufre un elevado número de muertes por los atropellos en las carreteras, aunque su principal amenaza es la alteración y destrucción de sus hábitats, especialmente grave en muchas zonas agrícolas donde se ha realizado concentración parcelaria o modernización de regadíos. En muchos de los incendios o quemas agrícolas primaverales se han localizando ejemplares de esta especie calcinados, por lo que es probable que esta causa sea un factor importante de regresión en zonas agrícolas.

Para conocer más de la culebra de escalera.

1 comentario:

  1. A ver si divulgando y dando a conocer a estos animales se acaba con esa fobia que hay hacia ellos por parte de algunos.

    ResponderEliminar