Insectos palo, Mantis y Empusas (Órdenes Phasmida y Dyctioptera)



Empusa pennata
Con el nombre común de insecto palo nos estamos refiriendo a varias especies de insectos de dos órdenes taxonómicos distintos; el orden Dyctioptera, que incluye a las familias Mantidae (mantis religiosas) y Empusidae (empusas) y el orden Phasmida en el que se incluyen los verdaderos insectos palo.

Dyctioptera
Los mantodeos son un orden de insectos comúnmente conocidos como mantis, santa teresas, rezaderas o mantis palo. Se conocen unas 2.450 especies repartidas por todo el mundo, con especial diversidad en los trópicos. Su característica más llamativa es la estructura de sus patas anteriores, notablemente modificadas para la captura de presas. Viven entre la vegetación, en la que se camuflan perfectamente. Están estrechamente relacionados con los isópteros (termitas) y los blatodeos (cucarachas), y estos tres grupos son a veces reunidos en el superorden Dictyoptera, que en ocasiones es considerado como un orden
El cuerpo es alargado, de coloración verde o parda, aunque existen especies coloridas (Hymenopus, Theopompa, Liturgusa) que se camuflan con flores, corteza o líquenes. Los mantodeos poseen una cabeza triangular y móvil. En la frente, se encuentra un escudo frontal característico, sobre el cual se encuentran tres ocelos. Las antenas son filiformes y el aparato bucal es de tipo masticador. Los mantodeos viven en regiones tropicales, subtropicales y templadas de todo el mundo. Habitan en una gran variedad de hábitats terrestres, desde la arena del desierto hasta el dosel del bosque tropical. Todas las especies son carnívoras y su dieta consiste en otros artrópodo. Los Mantodeos son también reconocidos por sus habilidades a la hora de camuflarse, pudiendo confundirse perfectamente con su entorno inmediato, ya sea por el color o la forma de su cuerpo.
Mantis religiosa
Mantis religiosa (Mantis religiosa)
Es un insecto de tamaño mediano, con un tórax largo y unas antenas delgadas. Tiene dos grandes ojos compuestos y tres ojos sencillos entre ellos. La cabeza puede girar hasta 180º. Sus patas delanteras, que mantiene recogidas ante la cabeza, están provistas de fuertes espinas para sujetar a sus presas. Son animales solitarios excepto en la época de reproducción, cuando macho y hembra se buscan para aparearse. Cuando hay más de un macho cerca de una hembra, éstos se pelean y sólo uno se reproduce. Las hembras son mayores que los machos. Puede ser de color verde o pardo con distintos matices. El color del adulto lo determina el del medio en el que habita durante su última muda (por ejemplo, amarillo, si se trata de paja seca, o verde, si es hierba fresca). Caza al acecho, permanece inmóvil con las patas delanteras juntas (por lo que parece que está rezando), a la espera de que una presa se acerque. Cuando otro insecto se posa junto a ella, lo observa girando la cabeza y lanzándose al ataque de inmediato. Sus patas delanteras sujetan a la víctima y la mantis comienza a alimentarse de ella inmediatamente. Las presas pueden ser devoradas en parte o en su totalidad, y dejan únicamente como restos del festín patas, alas o élitros, que la mantis escrupulosamente deja caer al suelo. En la época de apareamiento la hembra segrega feromonas, con lo que atrae al macho, y es el único momento en la que los machos y hembras se reúnen. Durante este periodo las hembras se vuelven muy agresivas y, en ocasiones, acaban por comerse a su compañero durante o después del apareamiento, empezando por la cabeza. La cópula dura unas dos horas. En el apareamiento, en primer lugar el macho rodea a la hembra hasta saltar a su dorso y poner en contacto sus antenas con las de la hembra. A continuación, el macho pone en contacto sus estructuras genitales con las de la hembra y deposita el espermatóforo en el interior de la hembra. La puesta de los huevos se hace en otoño y los huevos eclosionan en primavera. Pone sus huevos en montoncitos espumosos (ootecas), que ata a las ramitas. La espuma se endurece pronto y protege los huevos hasta que se abren. Cada saco puede albergar entre 200 y 300 huevos, pero sólo unos pocos sobreviven.
Ameles spallanzania

Ameles spallanzania
Esta es una mantis muy pequeña, alrededor de 1 cm a 3 cm que vive en la vegetación baja en lugares cálidos y secos. Su color puede ser verde, gris o marrón para mimetizarse con su entorno. Las hembras no pueden volar, y sólo posee pequeños vestigios de las alas. Los machos tienen alas útiles que son tan largas como el cuerpo y así el aspecto general es muy diferente entre los sexos. A diferencia de la mucho más grande mantis religiosa (Mantis religiosa), la hembra de esta especie no canibaliza al macho en el apareamiento. Esconde sus pequeñas ootecas bajo las piedras y rocas del suelo.

Ameles assoi


Ameles assoi
Hay 5 especies Ameles en la Península Ibérica y son muy similares, lo que hace muy difícil la identificación, especialmente con los machos. La forma de la cabeza y también la del pronoto (escudo tipo de cobertura del cuello) son áreas importantes para estudiar para ayudar en la identificación. Ameles assoi tiene una biología similar a A. spallanzania siendo su distribución totalmente mediterránea. Se encuentra en Marruecos, Túnez y España.



 

 
Empusa (Empusa pennata)

Empusa pennata

La empusa o mantis palo (Empusa pennata) es una especie de insecto mantodeo de la familia Empusidae que vive en la Península Ibérica (España y Portugal) y en Francia. Vive en zonas cercanas al litoral y en zonas de matorral seco, acechando a insectos en el suelo. Esta mantis es una especie estilizada, incluso en el contexto de su familia. Presenta una cabeza pequeña con una protuberancia entre las dos antenas, un tórax largo y delgado y un abdomen pequeño y curvo. El primer par de patas se localiza en la parte anterior del tórax, mientras que las otras cuatro se localizan más abajo. Los adultos poseen alas, pero las ninfas no. Ambos se caracterizan por las rugosidades en la cutícula, así como su color ocre, que las camufla con la hierba seca en la que habitan. Los machos adultos tienen antenas plumosas mientras que las antenas de las hembras presentan aspecto filiforme.

Phasmatodea
Los fásmidos o fasmatodeos (Phasmatodea) son un orden de insectos conocidos comúnmente como insectos palo e insectos hoja debido a su aspecto corporal. Se conocen unas 2.500 especies. Son un grupo especializado en el camuflaje (cripsis) con colores, formas y comportamientos extraordinarios que los confunden con la vegetación sobre la que habitan y de la que se alimentan. A pesar de su parecido externo con mantis y empusas son un orden taxonómico distinto.

Leptynia hispanica
Tiene preferencia por el matorral mediterráneo. La densidad de población varía enormemente y depende de las condiciones climáticas de pequeña y la distribución de las plantas nutricias, régimen alimenticio que los separa claramente de empusas y mantis. La forma más común de reproducción de la especie es la llamada partenogénesis, es decir, la especie se reproduce sin la intervención de los especímenes masculinos. Por lo tanto la descendencia partenogenética de la especie es exclusivamente femenina. No obstante también existen machos aunque en un número muy inferior al de las hembras, en este caso se trataría de una reproducción sexual normal, en la que los descendientes se repartirían a partes iguales entre machos y hembras, aunque esta es la excepción dentro de la especie.
Leptynia hispanica

Estos insectos solamente se muestran activos bien entrada la noche, después del crepúsculo, por lo que de día, por culpa de sus grandes dotes de camuflaje resulta muy difícil su localización ya que además permanecen inmóviles. Otros mecanismos adicionales de defensa consisten en la autotomía y el dejarse caer al suelo, cuando son descubiertos. En cuanto a la autotomía, consiste en la mutilación espontánea o autoamputación, cuando se pretende escapar de un depredador. La estrategia consiste en distraer al depredador, con el miembro amputado, que sigue moviéndose.

Las puestas suelen realizarse enterrando los huevos unos milímetros en el suelo. Desde que eclosiona el huevo, esta especie pasa por varias fases de ninfa y se producen cuatro mudas, aunque en este caso la metamorfosis es incompleta, ya que las diferencias entre la ninfa y el adulto son escasas (hemimetabolismo). La vida en fase adulta de este Insecto palo no suele pasar de los 2 ó 3 meses.

Texto y fotos de Enrique Gil para Naturaleza Aragonesa.

1 comentario:

  1. Gran blog. Muy buenas fotos. La verdad es que son insectos espectaculares.

    ResponderEliminar